Archive for the ‘Ciberderechos’ category

Anuncios Antipiratería

Martes, 11 septiembre 2007

Vía el correo electrónico me llega este “anuncio” de la RIIA en contra de las descargas por internet.

La SGAE denuncia formalmente a Julio Alonso

Jueves, 28 junio 2007

No sé si recordáis que a Julio Alonso, del blog Merodeando le había enviado la SGAE un escrito exigiéndole la retirada de un post de hacía un par de años. Podéis refrescaros la memoria aquí. Pese a que la pretensión parecía ridícula, la demanda ha sido admitida a trámite, y ahora le exigen, además de la retirada del post, 9.000 euros y las costas del juicio. Lo comentaba ayer Julio Alonso aquí.

También comenta cómo Google ha suprimido dos resultados al googlear “ladrones”. Uno de los resultados omitidos es, precisamente, el que apunta a la entrada en discordia de su blog. Al pie de la primera página de resultados Google aclara:

“En respuesta a un requisito legal enviado a Google, hemos eliminado 2 resultado(s) de esta página. Si lo desea, puede leer más información sobre este requisito en ChillingEffects.org.”

Lo curioso es que la página a la que enlazan no da ninguna información, pues “la noticia no está disponible”. Lo único que sabemos de ella es su título: Spanish defamation complaint to Google. Además, es una página de terceros cuando lo educado, y transparente, sería explicarse ellos mismos en una página propia.

Pero Google ya está acostumbrada a tratar con la censura. A fin de cuentas ya colaboraron con el Gobierno Chino para auto-censurarse en ese país hace unos años y poder entrar en ese mercado.

Fuente: Merodeando: ¡Demandado por la SGAE!

La imagen del día

Miércoles, 2 mayo 2007

Es, obviamente, esta:

Motin en Digg

Pequeñita. había una más grande pero Imageshak ha tenido que suprimirla debido al ancho de banda consumido.

La rebelión de Digg

Miércoles, 2 mayo 2007

Historia de las que nos gustan esta con la que nos hemos levantado hoy: los usuarios de Digg se rebelan contra la misma Digg (NOTA). Resumida la cosa es como sigue. Un usuario de Digg subió el código para desencriptar los discos HD-DVD que se había averiguado recientemente (09 F9 11 02 9D 74 E3 5B D8 41 56 C5 63 56 88 C0 por si a alguien le sirve de algo). La MPAA (un organismo similar a la SGAE española) amenaza a Digg y sus responsables deciden suprimir la noticia. Luego otro usuario sube el mismo código y se la suprimen también. De repente se enteran los demás usuarios de que lo que está pasando y se dedican a subir y promocionar el código de marras de tal manera que, en pocas horas, todas las noticias de portada son ese código, llegando incluso a saturar el sistema.

Tras un intento de justificarse (¡no somos nosotros, es la ley! ¡Si seguimos así nos cerrarán el servicio!), los responsables acabaron arrojando la toalla:

But now, after seeing hundreds of stories and reading thousands of comments, you’ve made it clear. You’d rather see Digg go down fighting than bow down to a bigger company. We hear you, and effective immediately we won’t delete stories or comments containing the code and will deal with whatever the consequences might be.

If we lose, then what the hell, at least we died trying.

Pero la cosa no se paró en Digg. De hecho, no fue más que una muestra del resto de la web, donde el código ha sido publicado en inumerables sitios tras enterarse de que lo que trataba de hacer la MPAA.

Vía: El blog de Enrique Dans

Otras fuentes:

NOTA: Para los que no lo conozcan, Digg es un sistema de noticias en el que los propios usuarios proponen las noticias (recogidas de internet) y las van votando, de forma que las más votadas son las que llegan a portada. En castellano hay un servicio similar (lo que se dice un clon) llamado Menéame.

A vueltas con el código de los bloggers

Lunes, 16 abril 2007

Anda esta semana la blogosfera revolucionada con la censura y la libertad de expresión a vueltas. Por un lado el aberrante artículo 17 bis del borrador de la LISI por el que se pretendía facultar a la SGAE con el poder de obligar a los proveedores de servicios a clausurar aquellas páginas que considerasen ilícitas. Un magnífico ejemplo de la nueva censura del siglo XXI, ya que la veracidad de dicho artículo es más que discutible pero pocos la han puesto en duda.

Por otro lado el Código de Conducta para Bloggers propuesto por Tim O’Reilly y Jimmy Whales a raíz del desagradable incidente de Kathy Sierra, una blogger bastante popular que se encontró con comentarios amenazantes de muerte en los comentarios de su blog primero y en otros blogs después.

Código de Conducta del Blogger

  1. Asume la responsabilidad no sólo por tus propias palabras, sino también sobre los comentarios que permites en tu blog.
  2. Etiqueta tu nivel de tolerancia para comentarios abusivos.
  3. Considera eliminar los comentarios anónimos.
  4. Ignora a los trolls.
  5. Continúa la conversación fuera de Internet, habla directamente, o encuentra a un intermediario que pueda hacerlo.
  6. Si conoces a alguien que se está comportando mal, hazlo saber.
  7. No digas nada online que no podrías decir en persona.

En esencia, el código ético propuesto por O’Reilly consta de siete puntos que van desde obviedades tales como ignorar a los trolls hasta disparates como que el blogger asuma la responsabilidad de los comentarios que desconocidos puedan hacer en su blog (no lo hace ninguna revista con sus colaboradores, lo tiene que hacer un blogger, vamos anda). De hecho, al parecer O’Reilly tuvo que matizar (rectificar) su postura a raíz de las críticas recibidas en los comentarios.

Pero olvidémonos de lo que dice cada punto. La simple propuesta de un código ético, sea cual sea, pone los pelos de punta por lo insidioso que es, ya que es muy fácil defenderla.

En su forma más leve, que es la propuesta, acogerse a tal código es voluntario. ¿Pero si es así, qué necesidad hay de formalizarlo? Ninguna. Se puede cumplir sin tener que poner ninguna placa en el blog. Esta es la forma escogida por Enrique Dans para defenderlo. Su argumento no es más que una justificación más para borrar aquellos comentarios que le parecen salidos de madre. Algo que mostrar de puertas afuera. Pero si piensas, como Enrique Dans y como yo, que tu blog es tuyo y haces con él lo que quieras, de nuevo no hay necesidad de acogerse a ningún código ético que, además, puede no ajustarse a tus deseos. Con sustituir el comentario por un aviso de lo que ha pasado basta, y si a alguien le molesta pues que se aguante. Y eso, a diferencia de lo que piensa Enrique, es censura. Pero una censura aplicada por la única persona con autoridad real para ejercerla (el dueño del blog) y que utilizada con tino no tiene por qué ser nada malo. Yo mismo, incluso, he llegado a censurarme una entrada en otro blog a petición de su dueño. Y aunque no le veía motivos (podéis comparar una y otra) lo hice sin poner ninguna pega.

Más peligrosos me parecen los argumentos exhibidos por Ender en Halón Disparado. Ender, desde la superioridad que le confiere el hecho de ser jurista (o eso me parece entender desde el poco tiempo que llevo siguiéndolo) defiende el código basándose en la inseguridad jurídica que tienen los bloggers debido, sobre todo, a la falta de legislación al respecto. Nada más lejos de la realidad. La libertad de expresión está convenientemente regulada desde hace tiempo, como pone de manifiesto el propio ejemplo de Ender: el caso de la la Frikipedia. No hubo falta de normativa, sólo desconocimiento de la existente y una diferencia de interpretación por parte de los juristas, lo que sólo demuestra que quizás sea necesario adaptar la existente para tener en cuenta la nueva realidad social.

Pero Ender cree que un código como el propuesto puede evitar la necesidad de una legislación oficial. De nuevo se equivoca. ¿De qué sirve elaborar un código de conducta si después han de ser los jueces los que, de nuevo, tengan la última palabra? De nada. ¿De qué sirve un código voluntario y sin una entidad por detrás que vigile a los que se han comprometido a seguirlo? De nada. Y si creamos dicha entidad, lo que estaremos es creando una entidad censora, como lo es la Comics Code Authority norteamericana. Una entidad censora encargada de estampar su sello en aquellos tebeos que no ofenden la moral y son apropiados para niños y que se creo en base al mismo argumento con el que cierra Ender su post: ¿No es mejor dotarnos nosotros mismos de esa autorregulación antes de que venga impuesta por vía coactiva? No, no es mejor. Aparenta ser más sensato pero sólo es cobardía.

El Código de los Bloggers

Miércoles, 11 abril 2007

Mucho se está hablando últimamente del Código Ético para los bloggers de pro. Aprovechando que RBA lo vuelve a poner de moda, desde aquí os digo que él único código ético a seguir es este:


Cartilla Moderna de Urbanidad (Niños)

Y en un par de semanas, el de niñas.

Claro está que tienes las alternativas de seguir el Catecismo de toda la vida o este otro Código Ético Para Bloggers Vagos Que No Tienen Ganas de Leer y que a mí, personalmente, es el que más me atrae.

La SGAE vuelve a la carga

Viernes, 2 marzo 2007

dibujo-mermadonAnimados por la primera sentencia en contra de la Frikipedia, la SGAE arremete ahora contra Merodeando por esta entrada. En ella, Julio Alonso comentaba la existencia de un Google Bombing contra la SGAE, algo que también debieron hacer en su día numerosos blogs (y esto es suposición mía).

Google posiciona los resultados de una búsqueda en función de la relevancia que se les atribuye, y esta relevancia se mide según el número de páginas que enlazan a ese resultado. Es decir, cuanta más gente enlace a tu página, más arriba aparecerá esta en los resultados de Google; incluso aunque tu página no contenga el texto buscado. Se puede encontrar una explicación mejor aquí y otra aún mejor, pero en inglés, aquí.

La consecuencia práctica de esta característica es la de poder “alterar” los resultados de las búsquedas creando muchos enlaces a una página determinada con el texto que quieres reposicionar. Así ocurría con los términos “Misserable failure” que devolvía como primer resultado la página de la Casa Blanca dedicada a George Bush, o “More evil than Satan”, cuyo primer resultado era la web de Microsoft. Cada vez que alguien os reenvía un correo diciéndoos que hagáis determinada búsqueda en Google mediante el botón de “Voy a tener suerte” podéis estar seguros de que vais a ver los efectos de un Google Bombing.

O podíais, porque a principios de año Google modificó su algoritmo de búsquedas para minimizar este efecto. Una decisión controvertida que no ha gustado a muchos (aquí un ejemplo) pero que debería analizarse su conveniencia más en profundidad. Como consecuencia de esta alteración del comportamiento de Google, ahora si buscas “ladrones” el primer resultado ya no es la página de la SGAE, sino la entrada “SGAE = Ladrones” de Merodeando que la SGAE quiere eliminar.

De momento le han enviado el típico escrito (que se puede encontrar en la entrada de Merodeando sobre el tema) instándole a retirar la entrada voluntariamente o recurrirían a la vía judicial. Dejando de lado el tono claramente intimidatorio del burofax, en el que dejan claro que incluso aunque Galli retirase el texto aun podría ser demandado, este paso es normal.

También es comprensible la cruzada que está comenzando la SGAE. Siempre he pensado que el mejor aliado de la SGAE eran sus propios enemigos. Páginas como putasgae.com, ya clausurada, eran una auténtica vergüenza, tanto por los insultos, directos contra la institución y personales contra sus miembros, como por una absoluta falta de rigor en sus planteamientos.

Lo que ya no es tan normal es el objetivo elegido. Una entrada de hace tres años que, de casualidad se ha posicionado en primer lugar de los resultados por culpa de Google. Pero claro, Alonso es personaje reconocido dentro del mundo virtual de Internet y encima comete dos deslices por los que parece fácil, (desde el punto de vista de un profano, el bufete de Almeida dice que no hay problema) el que puedan demandarlo. Por un lado titula la entrada demasiado explícitamente SGAE = Ladrones y por otro participa activamente en el Google Bombing con el enlace ¿Por qué cobra la SGAE?.

A día de hoy, la entrada no ha sido retirada. Veremos como continúa. Espero encontrar más opiniones al respecto, pero si queréis ver otras Aquí hay unas cuantas para empezar:

Vía: blogpocket

ACTUALIZACIÓN Y de las gordas. Por el medio de la noticia se me coló una referencia a Ricardo Galli, que no pintaba nada en la noticia. La he corregido por las referencias a Alonso. Mis disculpas a los afectados si alguna vez llegan a enterarse de esto, cosa que dudo. Al menos, lo que ponía era cierto (Ricardo Galli sí es el creador de Menéame) y creo cualquiera se habrá dado cuenta que su repentina aparición en la noticia era totalmente incongruente.