Curtocircuito Na Rúa 2006

Si hace unos meses comentaba a vuelapluma la excelente situación del circuito cortometrajístico español comparado con el panorama cinemátográfico, hoy tendría que desdecirme. Hace poco asistí a dos sesiones del festival Curtocircuito na rúa, certamen compostelano de cortometrajes proyectados al aire libre, y ambas sesiones fueron, francamente, muy, muy decepcionantes.

La sesión del pasado jueves estuvo dedicada íntegramente a la animación, proyectándose 11 cortos de diferentes nacionalidades y, pese a la excelente factura técnica, el resultado global de la mayoría de ellos apenas rozaba el aprobado. En conjunto la sesión fue una muestra típica de cortos de animación con alguna que otra obra medianamente interesante y bastantes muestras del ombliguismo autocomplaciente típico de la animación por ordenador.

Así las cosas, la segunda de las sesiones, la dedicada a los mejores cortometrajes gallegos del 2005, resultó mucho peor y mejor al mismo tiempo. Mucho peor porque la calidad media de las obras proyectadas fue aun más baja, con cortos que iban desde el mero chiste de bar pésimamente narrado en Baseado en feitos que poderían ter acontecido, hasta la pedantería y presuntuosidad más absoluta de Calquera Sono un corto insoportable con el que se cerraba la sesión. Por el medio, proyectos fallidos como Buenos Días o En teoría, intentos honestos pero que parecen más un trabajo de carrera que otra cosa. La misma sensación se percibe en Servicio a domicilio, pero su mejor narración, capaz de mantenerte en vilo los 22 minutos que dura, permitían, al menos, entrener al espectador lo bastante como para no abandonar la sala (es un decir, se proyectaba en la Plaza de Abastos). Yo mismo estuve tentado de hacerlo varias veces, y sólo mi cabezonería por llegar al final me impidió el hacerlo.

Afortunadamente, en medio de tanta mediocridad se proyectó El Ladrón de Muñecas, un cortometraje del que ya había oído hablar a través de un amigo. Una pequeña obra maestra en la que Fernando Cortizo consigue capturar a la perfección el ambiente que destilan los grandes clásicos como Frankenstein o El Extraño caso del Dr. Jeckyll y Mr. Hyde aprovechando un escenario natural, el casco viejo de Santiago, recreado en plastilina con una minuciosidad asombrosa. Lo cierto es que, de compararla con otra obra, no sería con el The Sandman de Paul Berry, como comentaba El Fremen, sino con Shadow Puppets ya que ambas, aparte de estar realizadas con pocos medios, son obras que apabullan, dejándole a uno necesitado de un descanso para dejar que asiente el poso que han dejado en el espectador.

Technorati Tags:

Anuncios
Explore posts in the same categories: Cine

One Comment en “Curtocircuito Na Rúa 2006”


  1. […] es un corto sobre el que ya escribí hace un año cuando lo viera en el festival de Curtocircuito na Rúa. Revisado ahora en una pantalla pequeña me alegra comprobar que lo escrito entonces sigue […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: